Work, paying bills, cleaning, cooking, shopping, exercising, getting enough sleep, and taking care of children are just some of the things millions of Americans do each day and it is easy to be overwhelmed. It can feel impossible to get everything done, let alone take care of yourself – especially if you’re already struggling with a mental health concern like depression or anxiety. By creating routines, we organize our days in such a way that taking care of tasks and ourselves becomes a pattern that makes it easier to get things done without having to think hard about them.

Fast Facts

  • When it comes to diet, sleep and exercise, having good, strong routines is linked to improved mental and physical health.
  • People with more daily routines have lower levels of distress when facing problems with their health or negative life events.
  • It takes an average of 66 days for a behavior to become automatic (a habit), but for some people it can take as long as 8 1/2 months. Don’t give up!

Tips for Success

  • Create the routine that is right for you. We don’t all have the same schedules or responsibilities and some of us struggle with certain parts of daily life more than others. All healthy routines should include eating a nutrition-rich diet, exercising, and getting enough sleep, but no two routines will be exactly the same. In fact, your routine may not even be exactly the same every day.
  • Start small. Changing up your day-to-day routine all at once probably won’t end up with lasting results. Pick one small thing each week to work on. It could be adding something new and positive, or cutting out a bad habit. Small changes add up.
  • Add to your existing habits. You probably already have some habits worked into your routine, like drinking a cup of coffee in the morning. Try adding new habits to existing ones. For instance, if you want to read more, you could set aside ten minutes to read while you have your coffee (instead of drinking it on your drive to work).
  • Make swaps. Think about the things you do during the day that aren’t so healthy and swap them with better behaviors. For example, if you feel sluggish in the afternoons and eat sugary snacks for a quick pick-me-up, try taking a brisk walk instead to get your blood pumping and endorphins flowing. Or if you find yourself having a few alcoholic drinks after a long stressful day, try sipping hot tea instead.
  • Plan ahead. When life gets hectic, you may be tempted to skip out on the new parts of your daily routine. By doing things like prepping meals ahead of time, picking out an outfit the night before work, or having an alternate home workout option for the days you can’t make it to the gym, you help set yourself up for success even when you’re hurried.
  • Make time for things you enjoy. Even if it’s just 15 minutes a day, set aside time to do something you find fun or relaxing – it will release chemical messengers in your body that are good for your physical and mental health.
  • Reward yourself for small victories. Set goals and celebrate when you reach them. Have you added exercise to your weekly routine and worked out every day as planned for the last couple weeks? Treat yourself! Watch a movie you’ve been wanting to see or try out that new video game.
  • Don’t beat yourself up if you miss a day. Making life changes can be hard and you might forget to do something that is new to your routine every once in a while. You don’t have to be perfect, just try to do better the next day.

Source: Mental Health America

Creando rutinas saludables

Trabajar, pagar las cuentas, limpiar, cocinar, ir de compras, hacer ejercicio, dormir lo suficiente y cuidar a los niños son algunas de las cosas que millones de estadounidenses hacen cada día y es fácil sentirse abrumado. Puede parecer imposible hacer todo, y además cuidarse a sí mismo, especialmente si ya está luchando con un problema de salud mental como la depresión o la ansiedad. Al crear rutinas, organizamos nuestros días de tal manera que ocuparnos de las tareas y de nosotros mismos se convierte en un patrón que facilita hacer las cosas sin tener que pensar mucho en ellas.

Datos Rápidos

  • Cuando se trata de la dieta, el sueño y el ejercicio, tener rutinas buenas y fuertes está relacionado con una mejor salud mental y física.
  • Las personas con más rutinas diarias tienen menores niveles de angustia cuando enfrentan problemas de salud o eventos negativos en su vida.
  • Se requiere un promedio de 66 días para que un comportamiento se convierta en automático (un hábito), pero para algunas personas puede tomar hasta 8 meses y 1/2. ¡No se rinda!

Consejos Para El Éxito

  • Cree una rutina adecuada para usted. No todos tenemos los mismos horarios o responsabilidades y algunos de nosotros tenemos más dificultades con ciertos aspectos de la vida diaria que otros. Todas las rutinas saludables deben incluir una alimentación balanceada, ejercicio y suficiente descanso, pero no hay dos rutinas exactamente iguales. De hecho, su rutina puede no ser exactamente igual todos los días.
  • Empiece con algo pequeño. Cambiar la rutina diaria de una sola vez probablemente no dará resultados duraderos. Seleccione algo pequeño cada semana para trabajar en ello. Podría ser añadir algo nuevo y positivo, o eliminar un mal hábito. Los pequeños cambios se suman.
  • Agregue a sus hábitos existentes. Probablemente ya tiene algunos hábitos en su rutina, como tomar una taza de café por la mañana. Intente añadir nuevos hábitos a los ya existentes. Por ejemplo, si quiere leer más, puede dedicar diez minutos a leer mientras toma el café (en lugar de tomarlo camino al trabajo).
  • Realice intercambios. Piense en las cosas que hace durante el día que no son tan saludables y cámbielas por mejores comportamientos. Por ejemplo, si se siente cansado por las tardes y come bocadillos azucarados para reanimarse rápidamente, intente dar una caminata rápida para que su sangre bombee y fluyan las endorfinas. O si a veces toma algunos tragos de bebidas alcohólicas después de un largo y estresante día, pruebe tomar un té caliente en su lugar.
  • Planifique con anticipación. Cuando los días se vuelven agitados, puede que se sienta tentado a omitir las nuevas partes de su rutina diaria. Al hacer cosas como preparar las comidas con anticipación, elegir por la noche la ropa que se pondrá para ir a trabajar el día siguiente, o tener una opción alternativa de ejercicio en casa para los días en que no puede ir al gimnasio lo ayuda a prepararse para el éxito incluso cuando está apurado.
  • Dedique tiempo a las cosas que disfruta. Aunque solo sea 15 minutos al día, reserve tiempo para hacer algo que le parezca divertido o relajante: liberará en su cuerpo mensajeros químicos que son buenos para su salud física y mental.
  • Tome recompensas por las pequeñas victorias. Establezca metas y celebre cuando las alcance. ¿Ha añadido una rutina de ejercicio a su semana y ha hecho ejercicio todos los días como lo planificó en las últimas semanas? ¡Merece un premio! Mire una película que haya querido ver o pruebe un nuevo videojuego.
  • No se sienta culpable si omite un día.Hacer cambios en la vida puede ser difícil y quizás a veces se olvide de hacer algo que es nuevo en su rutina. No tiene que ser perfecto, solo intente hacerlo mejor al día siguiente.

Source: Mental Health America