The MTA is considering increasing driver wages to boost reliability for its Access-A-Ride program, which has seen a significant slump in on-time service in recent months, reaching its lowest level in years, advocates say. According to an article in The City, there are proposals on the table to pay for drivers’ bridge and tunnel tolls to help them avoid traffic on local roads, as well as additional per-trip bonuses to improve performance.

The City reported in November that the service for commuters with limited mobility has been hit by a wave of driver no-shows, longer wait times to book rides through call centers and on-time performance rates that fall short of goals. MTA officials acknowledged the problems, blaming increased traffic and a driver shortage.

“We’ve been complaining for years that on the broker services, the drivers do not want to take a tunnel or a toll bridge,” said Jean Ryan, a paratransit rider and head of the advocacy organization, Disabled in Action. “They instead go into slow traffic to get us to our destination.”

New MTA documents point to a slight decrease in driver no-shows between September and October, as well as an uptick in on-time performance, improvements credited by the MTA to recent hiring campaigns. While sign-on bonuses of up to $2,000 have been offered to help fill the driver shortage, Ryan said another possibility is broker companies paying per-ride bonuses to incentivize drivers.

The MTA said in December it would extend into 2022 its popular e-hail pilot program, which offers 1,200 paratransit riders on-demand taxi and FHV rides through an app for $2.75. Other users must book trips 24 hours in advance.

Efforts to improve Access-A-Ride’s service come as passengers have returned to the paratransit service at a higher rate than on the MTA’s commuter railroads, subways and buses, ridership data shows. On one Wednesday in December, there were close to 23,000 scheduled paratransit trips, according to the MTA, about 73% of a comparable pre-pandemic day.

Source: The City

La MTA considera incentivos en efectivo para mejorar el servicio Access-A-Ride

La Autoridad de Transporte Metropolitano (Metropolitan Transportation Authority, MTA) está considerando incrementar los salarios de los conductores para aumentar la confiabilidad de su programa Access-A-Ride, que ha experimentado una caída significativa en la puntualidad del servicio en los últimos meses, alcanzando su nivel más bajo en años, afirman los defensores de usuarios de paratránsito. Según un artículo publicado en The City, hay propuestas sobre la mesa para pagar los peajes de puentes y túneles de los conductores para ayudarlos a evitar el tráfico en las carreteras locales, así como bonificaciones adicionales por viaje para mejorar el desempeño.

The City informó en noviembre que el servicio para pasajeros interurbanos con movilidad limitada se ha visto afectado por una ola de ausencias de conductores, tiempos de espera más largos para reservar viajes a través de los centros de llamadas y tasas de desempeño puntual que no alcanzan los objetivos. Los funcionarios de la MTA reconocieron los problemas y los tribuyeron al aumento del tráfico y a la escasez de conductores.

“Nos hemos quejado durante años de que en los servicios de transporte de alquiler, los conductores no quieren tomar un túnel o un puente con peaje”, dijo Jean Ryan, pasajera de paratránsito y jefa de la organización de defensa, Disabled in Action. “En cambio, circulan por zonas de tráfico lento para llevarnos a destino”.

Los nuevos documentos de la MTA señalan una leve disminución en las ausencias de conductores entre septiembre y octubre, así como un repunte en el desempeño puntual, mejoras atribuidas por dicho organismo a las campañas de contratación recientes. Si bien se han ofrecido bonificaciones de inscripción de hasta $ 2,000 para ayudar a cubrir la escasez de conductores, la Sra. Ryan indicó que otra posibilidad es que las empresas de transporte de alquiler paguen bonificaciones por viaje para incentivar a los conductores.

La MTA dijo en diciembre que extendería hasta 2022 su popular programa piloto de paradas electrónicas, que ofrece viajes en taxi y en vehículos de alquiler (For-Hire Vehicle, FHV) a 1200 pasajeros de paratránsito a través de una aplicación por $ 2.75. Otros usuarios deben reservar viajes con 24 horas de anticipación.

Las iniciativas para mejorar el servicio de Access-A-Ride se producen en momentos en que los pasajeros han regresado al servicio de paratránsito a un ritmo más alto que a los trenes suburbanos, al metro y a los autobuses de la MTA, según muestran los datos de cantidad de pasajeros. Un miércoles de diciembre, había cerca de 23,000 viajes de paratránsito programados, según la MTA, aproximadamente el 73 % de un día similar previo a la pandemia.

Fuente: The City