Although reports of “anti-Asian hate crimes” have been in the news recently, NYPD Inspector Tommy Ng, commanding officer of the city’s Asian Hate Crimes Task Force, told WABC New York they have “been happening for quite some time.” This, of course, comes as no surprise to many of the people in our industry who have been targeted, insulted and assaulted simply for the way they look or dress.

According to police, by mid-April, there were 40 reported anti-Asian hate crimes in NYC, motivated specifically by the victims’ race – a number that is at least 30% higher than the total number of hate crimes in all of 2020. Many of the crimes were motivated by COVID-19, including reports of people shouting racist slurs and intentionally coughing or spitting on victims, a horrific new phenomenon that can at least be partially blamed on racist rhetoric spewed by people at the highest levels of our government.

Experts agree that, whatever the number, it’s actually much higher than any reported figure because a lot of people – particularly immigrants – are afraid to come forward to police.

According to an article in Patch New York City, “If you are the victim of a hate crime in New York City, or see or hear one, you can call 911 to report it to the police. If you do not speak English, say the name of the language that you speak in English, and you will be connected to a translator (you may have to hold). You will then be asked to state your location and describe what is happening… and give as much detail as possible about what they looked like, said, and what happened.”

For those who wish to remain anonymous, call the NYPD Crime Stoppers tip line at 800-577-TIPS to leave a tip. You can also report acts of bias or discrimination to the New York City Commission on Human Rights, available online here.

According to New York State law, a hate crime is committed when a victim is intentionally selected because of their race, skin color, national origin, ancestry, gender, religion, religious practice, age disability or sexual orientation. To learn more about what is defined as a hate crime in New York, click here.

Victims  of a hate crime can get free legal help at Documented’s guide and free, confidential mental health support through NYC Well, which connects you to professionals that speak more than 200 languages at 888-692-9355. You can also text WELL (9355) to 65173, or chat with someone online by clicking here.

Amid all of the terrible, recent hate crimes, a beacon of light recently shone on NYC when a woman named Maddy Park started a fund with $2,000 of her own money to provide “free cab rides for Asian women, elderly Asians, and Asians who identify as LGBTQ if they feel unsafe” riding public transportation or walking somewhere. According to ABC7 New York more than $100,000 in donations poured in days, from people of all races and ethnicities, from across the nation, to fund more rides.

Those in need of a ride can visit Ms. Park’s Instagram account at Cafe Maddie Cab or request funds here.

Our industry is in a unique position to help make New York City’s streets safer. Drivers have long served as the eyes and ears of the NYPD, and I encourage all drivers to “say something if you see something.” Drivers are also responsible for their own safety, so I urge you all to educate yourselves through classes like the Independent Drivers Guild’s (IDG’s) free “Five-Star Classes,” which teach methods for deescalating potentially dangerous situations.

Sohail Rana, a senior organizer managing Connecticut and New Jersey for the IDG – and an FHV driver for almost three decades – also encourages drivers to install webcams in their cars for protection and urges them to reach out to the IDG for important advice. Learn more about the IDG here.

For the first time in a year, things are genuinely looking up for NYC’s tourism and transportation sectors, and many New Yorker’s are relieved that they will soon be able to return to “normal” activities they’ve missed since the pandemic hit. All of this should equate to more business for drivers, which is clearly good news. But in the meantime, please stay safe, keep important phone numbers handy, and seek out free advice from organizations like the IDG.

Recursos y consejos para hacer frente al aumento de los delitos por discriminación

Aunque los informes de “delitos por discriminación antiasiáticos” han aparecido en las noticias recientemente, el inspector del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) Tommy Ng, comandante en jefe de la fuerza especial para delitos por discriminación contra asiáticos de la ciudad, dijo a WABC New York que “ocurren desde hace bastante tiempo”. Esto, por supuesto, no sorprende a muchas de las personas de nuestra industria que han sido intimidadas, insultadas y agredidas simplemente por su apariencia o su vestimenta.

Según la policía, para mediados de abril, se reportaron 40 delitos por discriminación antiasiáticos en Nueva York, motivados específicamente por la raza de las víctimas, una cifra que es al menos un 30 % más alta que la cantidad total de delitos por discriminación en todo 2020. Muchos de los delitos fueron motivados por la pandemia de COVID-19, incluidos informes de personas que gritaban insultos racistas y tosían o escupían intencionalmente a las víctimas, un nuevo fenómeno horrible que, al menos en parte, puede atribuirse a la retórica racista lanzada por personas en los niveles más altos de nuestro gobierno.

Los expertos concuerdan en que, sea cual sea la cantidad, en realidad es mucho mayor que cualquier cifra reportada porque muchas personas, especialmente los inmigrantes, tienen miedo de presentarse ante la policía.

Según un artículo de Patch New York City, “Si es víctima de un delito por discriminación en la ciudad de Nueva York, o ve o escucha uno, puede llamar al 911 para denunciarlo a la policía. Si no habla inglés, diga el nombre del idioma que habla en inglés y se le conectará con un traductor (es posible que deba esperar). Luego se le pedirá que indique su ubicación y describa lo que está sucediendo… y que proporcione tantos detalles como sea posible sobre el aspecto de los agresores, qué dijeron y qué ocurrió”.

Quienes deseen permanecer anónimos, llamen a la línea para informantes de Crime Stoppers del NYPD al 800-577-TIPS para aportar datos. También puede denunciar actos de prejuicio o discriminación a la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York, disponible en línea aquí.

De acuerdo a las leyes del estado de Nueva York, se comete un delito por discriminación cuando una víctima es escogida intencionalmente debido a su raza, color de piel, nacionalidad, ascendencia, género, religión, práctica religiosa, edad, discapacidad u orientación sexual. Para obtener más información sobre lo que se define como delito por discriminación en Nueva York, haga clic aquí.

Las víctimas de un delito por discriminación pueden obtener ayuda legal gratuita en la guía de Documented (Documentados) y apoyo de salud mental confidencial y gratuito a través de NYC Well, que lo conecta con profesionales que hablan más de 200 idiomas llamando al 888-692-9355. También puede enviar el mensaje de texto WELL (9355) al 65173, o chatear con alguien en línea haciendo clic aquí.

En medio de todos los terribles delitos por discriminación recientes, hace poco se encendió una luz de esperanza en la ciudad de Nueva York cuando una mujer llamada Maddy Park inició un fondo con USD 2,000 de su propio dinero para ofrecer “viajes gratuitos en taxi para asiáticos —particularmente mujeres, ancianos y personas que se identifican como LGBTQ— si se sienten inseguros” al viajar en transporte público o ir caminando a algún lugar. Según ABC7 New York, en unos pocos días llovieron donaciones por más de USD 100,000, de personas de todas las razas y grupos étnicos de todo el país, para financiar más viajes.

Aquellos que necesiten transporte pueden visitar la cuenta de Instagram de la Sra. Park en Cafe Maddie Cab o solicitar fondos aquí.

Nuestra industria se encuentra en una posición única para contribuir a que las calles de la ciudad de Nueva York sean más seguras. Los conductores han servido durante mucho tiempo como ojos y oídos de la policía de Nueva York, y animo a todos los conductores a “hablar si ven algo”. Los conductores también son responsables de su propia seguridad, por lo que insto a todos a informarse a través de clases como las “Clases Cinco Estrellas” gratuitas del sindicato de conductores independientes (Independent Drivers Guild, IDG), que enseñan métodos para reducir las situaciones potencialmente peligrosas.

Sohail Rana, organizador sénior que administra Connecticut y Nueva Jersey para el IDG, y conductor de vehículos de alquiler (For-Hire Vehicle, FHV) durante casi tres décadas, también alienta a los conductores a instalar cámaras web en sus autos para protegerse y los insta a comunicarse con el IDG para obtener consejos importantes. Obtenga más información sobre el IDG aquí.

Por primera vez en un año, las cosas están mejorando genuinamente para los sectores de transporte y turismo de la ciudad de Nueva York, y muchos neoyorquinos se sienten aliviados de poder regresar pronto a las actividades “normales” que se perdieron desde que irrumpió la pandemia. Todo esto debería equivaler a más actividad para los conductores, lo cual es claramente una buena noticia. Pero mientras tanto, manténgase a salvo, tenga a mano los números de teléfono importantes y busque asesoramiento gratuito de organizaciones como IDG.