As restrictions were lifted this summer and traffic crept back toward pre-pandemic levels, the rash of speeding, reckless driving, and fatal collisions – caused by drivers bolting down what were empty streets – did not end. Now, alarmed by the sustained rise in fatalities and bracing for the possibility of a second lockdown that could worsen the current speeding crisis, city officials are reducing speed limits by five miles per hour on nine of the most dangerous streets across the five boroughs.

In September, officials announced the speed limit will be lowered to 25 miles per hour – the standard limit on most of the city’s roadways – on eight of those streets, including parts of Riverside Drive in Manhattan, Flatbush Avenue in Brooklyn, Northern Boulevard in Queens and Bruckner Boulevard in the Bronx.

The limit will also drop to 25 miles per hour on Shore Parkway Service Road and Dahlgren Place in Brooklyn, Webster Avenue in the Bronx, and Targee Street in Staten Island. On the ninth, Rockaway Boulevard in Queens, the limit will drop from 40 miles per hour to 35.

Already this year, more passengers, drivers, and motorcyclists have been killed in car crashes than all of last year: 28 drivers, 16 passengers, and 26 motorcyclists have died, according to city data.

In June, when traffic in New York City returned to around 80% of pre-pandemic levels, the number of passengers and drivers killed in collisions jumped 22% compared with the same month last year, according to data from the city and INRIX, a data collection firm. In July, things got much worse: Those deaths spiked 300% compared with last year.

Since Mayor Bill de Blasio vowed to eliminate all traffic deaths six years ago, his administration has lowered speed limits and enforced them with automated speed cameras, bringing traffic deaths to their lowest level in a century in 2018.

City officials have tried to crack down on reckless driving by installing 60 new automated speed cameras every month since the beginning of the year, bringing the total to nearly 1,000. The police department also increased speed-radar enforcement along some highways and deployed hundreds of officers to various locations.

As the city’s sprawling subway system faces looming cuts and more New Yorkers are buying bicycles, scooters, and cars, many transit experts say that de Blasio needs to take more drastic action – like accelerating the creation of new busways and protected bike lanes, and restricting traffic into Manhattan during rush hours – to ensure streets are safe and functional.

 

Source: The New York Times

Se redujeron los límites de velocidad en 9 carreteras principales de Nueva York

Si bien, durante el verano, se levantaron las medidas de restricción y el tráfico volvió a los niveles previos a la pandemia, la ola de exceso de velocidad, la conducción imprudente y las colisiones fatales, causadas por conductores que recorren las calles vacías a toda velocidad, no cesaron. Ahora, alarmados por el aumento sostenido de muertes y preparándose para la posibilidad de un segundo confinamiento que podría empeorar la actual crisis de exceso de velocidad, los funcionarios de la ciudad reducen cinco millas por hora los límites de velocidad en nueve de las calles más peligrosas de los cinco distritos.

En septiembre, los funcionarios anunciaron que el límite de velocidad se reducirá a 25 millas por hora (el límite estándar en la mayoría de las carreteras de la ciudad) en ocho de esas calles, incluidas partes de Riverside Drive en Manhattan, Flatbush Avenue en Brooklyn, Northern Boulevard en Queens y Bruckner Boulevard en el Bronx.

El límite también se reducirá a 25 millas por hora en Shore Parkway Service Road y Dahlgren Place en Brooklyn, Webster Avenue en el Bronx y Targee Street en Staten Island. En la novena calle, Rockaway Boulevard en Queens, el límite bajará de 40 a 35 millas por hora.

Este año, ya han muerto más pasajeros, conductores y motociclistas en accidentes automovilísticos que en todo el año pasado: según datos de la ciudad, murieron 28 conductores, 16 pasajeros y 26 motociclistas.

En junio, cuando el tráfico en la ciudad de Nueva York volvió a alrededor del 80 % del nivel previo a la pandemia, el número de pasajeros y conductores que perdieron la vida en colisiones aumentó un 22 % en comparación con el mismo mes del año pasado, según datos de la ciudad e INRIX, una empresa de recopilación de datos. En julio, la situación empeoró: esas muertes aumentaron un 300 % en comparación con el año pasado.

Desde que el alcalde Bill de Blasio prometió acabar con las muertes por accidentes de tránsito hace seis años, su administración ha reducido los límites de velocidad y los ha hecho cumplir mediante cámaras de control de velocidad automatizadas, lo que llevó el número de muertes por accidentes de tránsito a su nivel más bajo en un siglo en 2018.

Los funcionarios de la ciudad tomaron medidas enérgicas contra la conducción imprudente e instalaron 60 cámaras de control de velocidad automatizadas nuevas cada mes desde principios de año, lo que eleva el total a casi 1,000. El Departamento de Policía también incrementó el control mediante cámaras de control de velocidad a lo largo de algunas carreteras y desplegó a cientos de oficiales en distintas ubicaciones.

A medida que el extenso sistema de metro de la ciudad enfrenta recortes inminentes y más neoyorquinos compran bicicletas, motocicletas y automóviles, muchos expertos en tránsito consideran que de Blasio debe tomar medidas más drásticas, como acelerar la creación de nuevas vías de autobús y carriles protegidos para bicicletas, y restringir el tránsito hacia Manhattan durante las horas pico para garantizar que las calles sean seguras y funcionales.

Fuente: The New York Times