I think it’s safe to say that the thing everyone in the industry is talking about – aside from the TLC Commissioner resigning in the wake a profanity-laced video tirade being released – is fuel costs. Gas prices have skyrocketed, cutting deeper into profit margins, so I wanted to reiterate the importance of keeping your vehicle properly maintained for optimal gas mileage. Adjusting driving habits can also save you money on fuel and repairs… and helps prevent you from getting costly tickets.

April is National Car Care month, after all, making it the perfect time to prepare your vehicle for summer. The Car Care Council, a non-profit organization that offers tips about vehicle care, maintenance and repair, is among several sources I quote in this column to help you save money and keep you safe.

  • Check all fluids, including engine oil, power steering, brake, transmission, windshield washer solvent and antifreeze/coolant. Check your oil at every fuel fill-up and change it per the recommended intervals in your owner’s manual to improve engine performance, lower fuel consumption and prevent severe engine damage.
  • Make sure your car’s filters are clear for the transmission, fuel system and interior ventilation. This improves your vehicle’s performance and protects people against Spring allergies, according to Auto Trader. Experts recommend changing the cabin air filter every 30,000 miles.
  • Check hoses and belts for cracks, brittleness, fraying, looseness and signs of excess wear. (Consumer Reports offers a guide on how to do it.)
  • Check the battery to make sure connections are clean, tight and corrosion-free, and it is securely mounted. If it is three years old or more, it should be tested and replaced, if necessary.
  • Have your brake’s linings, rotors and drums inspected at each oil change. (To learn when to get your brakes checked, visit the HowStuffWorks)
  • Check the exhaust system for leaks, damage and broken supports or hangers, particularly if there are any unusual noises. Exhaust leaks can be dangerous and must be corrected immediately, especially if you spend time idling.
  • Schedule a tune-up to ensure the best balance of power and fuel economy, and to lower emissions.
  • Check the heating, ventilating and air conditioning system. You may need your defroster on occasion and clients expect a cool vehicle in warm weather.
  • Have your steering and suspension systems checked, including shock absorbers, struts and chassis parts. Warning signs there’s a problem include a steering wheel that isn’t centered, a car that doesn’t track straight, or an overly soft, bouncy ride going over bumps.
  • Check your tire tread and pressure; look for bulges and bald spots (including your spare). Underinflated tires reduce fuel economy, overinflation can cause premature tire wear. Check your owners’ manual or the sticker on the inside of the driver’s door for the proper PSI. Uneven wear indicates the need for a wheel alignment, which affects tire wear, fuel economy and handling.
  • Check your wipers and lights to ensure you can see and be seen. Test exterior and interior lights and replace non-functioning bulbs. According to the Car Care News Service, you should replace windshield wiper blades every six months or when cracked, cut, torn, streaking or “chattering.”
  • The Moonlighting website recommends removing any dead leaves or debris that have accumulated under your hood or along roof crevices. They could block air intakes.

The media outlet Top Gear recommends the following driving tips to save additional money on fuel. Some of them may sound pretty basic but with gas prices as high as they are, I’d advise taking every good piece of advice.

  • Be gentle with the throttle. Stomping on the accelerator dramatically reduces fuel-efficiency. When proceeding from a standstill, press the gas pedal lightly and accelerate gradually.
  • Try to keep a steady pace. Maintaining a constant speed helps prevent hard-braking and sudden accelerations, which burn up extra fuel. Learn to look ahead, especially when driving at higher speeds, to better avoid hazards that could force slowdowns (or stops) and helps prevent accidents.
  • Try to avoid idling. It is a huge fuel waster that also pollutes the air. You need to keep your car cool, so try workarounds like parking in the shade and rolling the windows down. If need be, step out of the vehicle to stay cooler.
  • Turn off the engine at traffic jams and long lights. If you’re going to stop for more than 30 seconds, turn off your car’s engine to save on fuel. Just make sure your car isn’t experiencing any battery-related problems.

Heeding the above tips can quite literally save you hundreds, even thousands of dollars. Now that you and your car are ready for the warmer weather ahead and you’re getting the best possible gas mileage, let’s all hope business picks up as the city begins to bloom and more people venture out.

Con el mantenimiento de primavera del vehículo puede ahorrar dinero en combustible y reparaciones y prevenir averías

Además de la renuncia del comisionado de la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC, por sus siglas en inglés) luego de la publicación de un video donde se ve insultando, el tema del que habla todo el mundo en el sector es el costo de la gasolina. Los precios de la gasolina han subido, lo que recorta aún más los márgenes de ganancia. Por lo tanto, quisiera reiterar la importancia de mantener su vehículo en buen estado con el fin de obtener un óptimo consumo por kilómetro. Cambiar los hábitos de conducción también puede ahorrarle dinero en combustible y reparaciones… además, lo ayuda a evitar multas costosas.

Después de todo, abril es el mes nacional del cuidado del auto, por lo que es el momento perfecto para preparar su vehículo para el verano. El Car Care Council, una organización sin fines de lucro que ofrece consejos sobre el cuidado, el mantenimiento y la reparación del vehículo, es una de las tantas fuentes que cito en esta columna para ayudarlo a ahorrar dinero y no correr riesgos.

  • Verifique todos los líquidos, incluido el aceite del motor, la dirección asistida, los frenos, la trasmisión, el solvente del limpiaparabrisas y el anticongelante/refrigerante. Verifique el aceite cada vez que cargue combustible y cámbielo de acuerdo a los intervalos que indique el manual del usuario con el fin de mejorar el rendimiento del motor, reducir el consumo de combustible y evitar daños graves en el motor.
  • Asegúrese de que los filtros de la transmisión, el sistema de combustible y la ventilación interior del vehículo estén limpios. Según Auto Trader, esto mejora el rendimiento del vehículo y protege a las personas de las alergias primaverales. Los expertos recomiendan cambiar el filtro de aire de cabina cada 30 000 millas.
  • Verifique que las mangueras y las correas no tengan grietas, no estén quebradizas, deshilachadas o flojas ni tengan signos de desgaste en exceso. (Consumer Reports le ofrece una guía sobre cómo hacerlo.)
  • Verifique la batería para asegurarse de que está bien montada y que las conexiones están limpias, ajustadas y sin corrosión. Si tiene tres años o más, se debe probar y sustituir, de ser necesario.
  • En cada cambio de aceite haga inspeccionar los forros, rotores y tambores de los frenos. (Para conocer cuándo verificar los frenos, visite el sitio web de HowStuffWorks.)
  • Verifique que el sistema de escape no tenga fugas, daños ni soportes o colgadores rotos, especialmente si hay ruidos extraños. Las fugas en los tubos de escape pueden ser peligrosas y se deben corregir de inmediato, especialmente si el vehículo está encendido sin moverse.
  • Programe una entonación del motor para asegurar el mejor equilibrio entre potencia y ahorro de combustible, y reducir las emisiones.
  • Verifique el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado. Es posible que necesite el desempañador en algún momento y los clientes esperan un vehículo fresco cuando hace calor.
  • Haga inspeccionar los sistemas de dirección y suspensión, incluidos los amortiguadores, los montantes y las piezas del chasis. La señal de advertencia indica que hay un problema relacionado a un volante que no está centrado, a un auto que no sigue una línea recta o a una conducción demasiado suave y que rebota cuando se pasa por un bache.
  • Verifique la banda de rodamiento y la presión de los neumáticos; busque bultos y partes lisas (haga lo mismo en la rueda de repuesto). Los neumáticos poco inflados reducen el ahorro de combustible, mientras que el exceso de aire puede provocarles un desgaste prematuro. Consulte el manual del usuario o la etiqueta situada en el interior de la puerta del conductor para conocer la cantidad adecuada de libras por pulgada cuadrada (pounds per square inch, PSI). Un desgaste desigual indica la necesidad de alineación en las ruedas, lo que afecta el desgaste de los neumáticos, el ahorro de combustible y la conducción.
  • Verifique los limpiaparabrisas y las luces para asegurarse de que puede ver y ser visto. Verifique las luces exteriores e interiores y cambie las bombillas que no funcionen. Según el Car Care News Service, debe sustituir las escobillas del limpiaparabrisas cada seis meses o cuando estén agrietadas, cortadas, rotas, manchadas o “rechinen”.
  • El sitio web de Moonlighting recomienda eliminar las hojas o los restos que se hayan acumulado bajo el capó o en las fisuras del techo. Estos podrían bloquear la entrada de aire.

El medio de comunicación Top Gear brinda los siguientes consejos de conducción para ahorrar más dinero en combustible. Algunos consejos pueden parecer bastante básicos, pero dados los elevados precios de la gasolina, aconsejo seguir todos ellos.

  • Pise el acelerador suavemente. Pisar fuerte el acelerador reduce drásticamente la eficiencia del combustible. Cuando sale de una parada, pise ligeramente el pedal del acelerador para acelerar de forma gradual.
  • Intente mantener un ritmo constante. Mantener una velocidad constante ayuda a evitar frenar bruscamente y las aceleraciones repentinas, que consumen más combustible. Aprenda a mirar hacia adelante, especialmente cuando conduzca a altas velocidades, con el fin de evitar los peligros que podrían obligarlo a reducir la velocidad o a detenerse. Además, ayuda a prevenir accidentes.
  • Intente dejar el auto encendido cuando no está moviéndose. Derrocha mucho combustible y, además, contamina el aire. Para mantener su auto fresco, pruebe estacionar en la sombra y bajar las ventanillas. Si es necesario, salga del vehículo para estar más fresco.
  • Apague el motor en los embotellamientos y en los semáforos largos. Si va a parar durante más de 30 segundos, apague el motor de su auto para ahorrar combustible. Asegúrese de que el auto no tenga ningún problema relacionado con la batería.

Tener en cuenta estos consejos puede, literalmente, ahorrarle cientos, e incluso miles de dólares. Ahora que usted y su auto están preparados para el clima más cálido que se avecina y que está logrando un óptimo consumo por kilómetro, esperemos que la situación mejore a medida que la ciudad comienza a florecer y más gente se aventura a salir.