It’s a strange time, even by New York City standards.

Restrictions are being lifted for the vaccinated, but there’s no real accountability – and SURPRISE, people lie. (Note: While mask mandates are being lifted in many situations, they are still required in TLC-regulated vehicles.) So, we’re kind of dealing with the honor system, which complicates things for those of us who got our shot(s), hoping to begin what I expected just a few short months ago would be a slow slog toward normalcy.

Turns out the slog wasn’t that slow. According to Fox 5 New York, “After months of staying home, New Yorkers are on the move and it’s showing up on city streets. Traffic is backing up across all five boroughs.” In early May, traffic was still down about 11% from pre-pandemic numbers, but I suspect that as you read this, it will be just as bad as you remembered.

The VERY GOOD NEWS is that For-Hire Vehicle (FHV) and Taxi rides are returning. The NYC Taxi & Limousine Commission (TLC) recently Tweeted: “Flights have increased at LaGuardia and JFK Airports, and more Yellow Taxis are needed for arriving passengers, particularly in evenings, per ‪@PANYNJ. Please visit ‪@lgataxi and ‪@TaxiJFK to check capacity of the hold lot, and the number of Taxis dispatched in the last hour.”

In May, NY1 reported that “taxi riders are coming back, even as e-hail prices soar,” which is not only a boost for the struggling Taxi industry, but shows that demand is outstripping supply for much of the FHV industry. Every base owner I have spoken to is in desperate need of more drivers, which is both frustrating and promising.

According to NY1, some passengers claim they’re paying almost double what they once did for Uber and Lyft rides, due to more people hiring car services… but a lot of drivers still seem to be struggling with the idea of returning to work.

“As weather warmed and restrictions lifted, daily yellow taxis trip increased 40% to 61,643 trips from January to March, the most current data available,” NY1 noted. “Uber and Lyft saw a 20% increase in trips.”

The city’s subways also reopened for 24-hour service in mid-May, which will surely give a boost to the city’s restaurants, bars, and other venues, according to The Hill. This, in turn, feeds more work to FHV and Taxi drivers.

Even the limousine industry is reporting a significant spike in demand nationwide, as events that were canceled last year are being rescheduled. In an interview with media outlet, WLTX, Robert Alexander, President of The National Limousine Association (NLA) and CEO of RMA Worldwide Chauffeured Transportation said, “Business is growing every week. We cannot hire quick enough.”

In a survey conducted by the NLA at the end of April, 71.7% of business owners said future bookings were slightly or significantly higher than in March. Nearly 17% said revenue was up as much as 50% or more, thanks to returning business travel.

As more work brings more drivers off the sidelines, it’s important to remember just how congested the NYC can get, along with the importance of driving safely. In addition to the financial burden of getting a ticket for speeding, running a red light or driving recklessly, accidents can be extremely costly, not only for your wallet but your physical and mental health.

Sadly, an FHV driver died in May, after he lost control of his Toyota Highlander in Brooklyn. According to witnesses, Gerard Fermin, 29, was speeding on S. Third St. in Williamsburg when he turned east onto Rodney St., struck three cars and flipped his SUV. Very sad… and likely avoidable. Our thoughts are with his loved ones.

Anyone who has driven in NYC knows it can be frustrating, anxiety-inducing and even scary – but it’s not worth putting your life, your livelihood, and the lives of others at risk by behaving recklessly. In a recent Tweet, the TLC recommended taking turns no faster than 5 mph, or you risk injuring pedestrians, cyclists and e-scooter riders. It’s solid advice.

According to Lifehacker, mathematically speaking, unless you’re going on a really long car trip, the time saved by speeding is much less than you might think. “During high traffic hours or in heavily populated areas, hypothetical time savings go out the window. You can’t maintain any constant speed, much less one that exceeds what everyone else is traveling at. Every time you stop at a traffic light you lose gains as your vehicle slows down approaching the intersection, while you wait for the light to turn green, and while you accelerate back up to speed again.”

Lifehacker explained that, over the course of a 50-mile trip, if you encounter 25 traffic lights (or one every two miles), each has the potential for an average 30-45 second wait time. You’ll face these delays regardless of how fast you travel between the lights. At best, speeding will counteract the losses at red lights, and at worst, those red lights will cut your 12-minute savings down to about 6 minutes… and that’s on a 50-mile trip that’s already taking over an hour. In NYC traffic, even those gains vaporize. There are far more traffic lights than the example above, and speed cameras are all over the city. It’s simply not worth it.

As I close out my column for the month, I want to wish everyone a safe, healthy, ticket-free summer! Let’s hope Covid-19 stays at bay and the industry finds it feet sooner than later.

Manténgase a salvo a medida que se multipliquen los viajes y se intensifique el tránsito

Es un momento extraño, incluso para los estándares de la ciudad de Nueva York.

Se están levantando las restricciones para los vacunados, pero no hay una verdadera responsabilidad y, SORPRESA, la gente miente. (Nota: Aunque en muchos casos se está eliminando el uso obligatorio de las mascarillas, estas todavía se exigen en los vehículos regulados por la TLC. Así que de alguna manera estamos lidiando con el sistema de honor, que complica las cosas para aquellos que nos hemos aplicado una o ambas dosis de la vacuna, con la esperanza de comenzar lo que esperaba hace unos pocos meses sería un lento camino hacia la normalidad.

Resulta que el camino no fue tan lento. Según Fox 5 New York, “Después de meses de quedarse en casa, los neoyorquinos están en movimiento y eso se nota en las calles de la ciudad. Ya se observan caravanas de autos en los cinco distritos. A principios de mayo, el tráfico aún era un 11 % menor que antes de la pandemia, pero sospecho que mientras lee esto, ya se habrá vuelto tan caótico como lo recordaba.

La MUY BUENA NOTICIA es que se están reanudando los viajes en vehículos de alquiler (For-Hire Vehicle, FHV) y en taxi. Hace poco, la Comisión de Taxis y Limusinas (Taxi & Limousine Commission, TLC) de la ciudad de Nueva York tuiteó: “Los vuelos han aumentado en los aeropuertos LaGuardia y JFK, y se necesitan más taxis amarillos para los pasajeros que llegan, particularmente por la noche, según @PANYNJ. Visite @lgataxi y @TaxiJFK para consultar la capacidad del área de espera, y la cantidad de taxis despachados en la última hora”.

En mayo, NY1 informó que “los pasajeros de taxis están regresando, aun cuando los precios de las paradas electrónicas se disparan”, lo que no solo es un impulso para el agobiado sector de los taxis, sino que muestra que la demanda está superando la oferta para gran parte de la industria de FHV. Todos los propietarios de bases con los que he hablado necesitan desesperadamente más conductores, lo cual es frustrante y prometedor.

Según NY1, algunos pasajeros afirman que están pagando casi el doble de lo que pagaban antes por viajes en Uber y Lyft, debido a que más personas contratan servicios de automóvil… pero muchos conductores todavía parecen estar debatiéndose con la idea de regresar al trabajo.

“Al aumentar las temperaturas y levantarse las restricciones, los viajes diarios en taxis amarillos aumentaron un 40 % a 61,643 viajes de enero a marzo, según los datos más actualizados disponibles”, señaló NY1. “Uber y Lyft experimentaron un aumento del 20 % en los viajes”.

El metro de la ciudad también reabrió para dar servicio las 24 horas a mediados de mayo, lo que seguramente dará un impulso a los restaurantes, bares y otros sitios de la ciudad, según The Hill. Esto, a su vez, genera más trabajo para los conductores de FHV y taxis.

Incluso la industria de las limusinas está reportando un considerable aumento de la demanda en todo el país, ya que se están reprogramando eventos que habían sido cancelados el año pasado. En una entrevista con el medio de comunicación WLTX, Robert Alexander, presidente de la Asociación Nacional de Limusinas (National Limousine Association, NLA) y director ejecutivo de RMA Worldwide Chauffeured Transportation, sostuvo que “El negocio crece cada semana. No podemos contratar suficientemente rápido”.

En una encuesta realizada por la NLA a fines de abril, el 71,7 % de los propietarios de negocios dijo que las reservas futuras eran leve o significativamente más altas que en marzo. Casi el 17 % sostuvo que los ingresos aumentaron hasta un 50 % o más, gracias a la reanudación de los viajes de negocios.

A medida que el aumento del trabajo hace que más conductores vuelvan a la actividad, es importante recordar cuán congestionada puede llegar a estar la ciudad de Nueva York, y la importancia de conducir de manera segura. Además de la carga financiera de recibir una multa por exceso de velocidad, pasar un semáforo en rojo o conducir en forma imprudente, los accidentes pueden tener un altísimo costo, no solo para su bolsillo sino también para su salud física y mental.

Lamentablemente, un conductor de FHV murió en mayo, después de perder el control de su Toyota Highlander en Brooklyn. Según testigos, Gerard Fermin, de 29 años, iba a exceso de velocidad en S. Third St. en Williamsburg cuando giró hacia el este en Rodney St., chocó contra tres autos y volcó su camioneta. Muy triste… y probablemente evitable. Hacemos llegar nuestras condolencias a sus seres queridos.

Cualquiera que haya conducido en la ciudad de Nueva York sabe que puede ser frustrante y generar ansiedad e incluso temor, pero no vale la pena poner en riesgo su vida, su sustento y las vidas de los demás comportándose de manera imprudente. En un tweet reciente, la TLC recomendó tomar turnos a no más de 5 mph, de lo contrario correrá el riesgo de lesionar a peatones, ciclistas y conductores de escúteres eléctricos. Es un consejo valioso.

Según Lifehacker, desde un punto de vista matemático, a menos que vaya a realizar un viaje muy largo en automóvil, el tiempo que se ahorra al acelerar es mucho menor de lo que podría pensar. “Durante las horas de mucho tráfico o en áreas densamente pobladas, el hipotético ahorro de tiempo se va por la borda. No puede mantener una velocidad constante, y mucho menos una que supere la velocidad a la que viajan todos los demás. Cada vez que se detiene en un semáforo, pierde el tiempo ganado a medida que su vehículo disminuye la velocidad al acercarse a la intersección, mientras espera que el semáforo se ponga en verde y mientras pisa nuevamente el pedal para acelerar”.

Lifehacker explicó que, en el transcurso de un viaje de 50 millas, si se topa con 25 semáforos (o uno cada dos millas), cada uno tiene el potencial de generar un tiempo de espera promedio de 30 a 45 segundos. Se enfrentará a estos retrasos independientemente de lo rápido que viaje entre los semáforos. En el mejor de los casos, el exceso de velocidad contrarrestará las pérdidas de tiempo ante semáforos en rojo y, en el peor de los casos, esos semáforos en rojo reducirán el tiempo ahorrado de 12 minutos a aproximadamente 6 minutos… y eso es en un viaje de 50 millas que ya está tomando más de una hora. En el tráfico de la ciudad de Nueva York, incluso ese ahorro de tiempo se desvanece. Hay muchos más semáforos que en el ejemplo anterior y radares de velocidad con cámaras por toda la ciudad. Simplemente no vale la pena.

Antes de concluir mi columna del mes, quiero desearles a todos un verano seguro, saludable y sin multas. Esperemos que el Covid-19 se mantenga a raya y que la industria se recupere lo antes posible.