On Oct. 21, Mayor Bill de Blasio announced New York City’s plan for a two-phase vaccine distribution plan, and drivers regulated by the city’s Taxi & Limousine Commission (TLC) should be among the first to get access to it. They not only were deemed “essential” workers during the early stages of the pandemic – when the city was in lockdown – they have continued to transport front-line workers at great personal risk.

According to de Blasio, scientists and the state government will first have to vet the vaccine. During the first phase of distribution, there will likely be a limited supply of the vaccine, so frontline and essential workers, health care personnel, and at-risk groups will be prioritized. TLC drivers should, without question, be offered access during this phase.

To prepare for the initial vaccine rollout, the city is enrolling providers in the Department of Health and Mental Hygiene’s Citywide Immunization Registry. More than 2,500 providers currently are reporting to the registry, according to a Crain’s New York Business article.

The second phase will expand efforts to vaccinate the general public. The vaccine will be distributed through private and public hospitals, health care clinics, community centers, schools, testing sites, pharmacies, and urgent-care centers.

“We have to make the vaccine available regardless of people’s ability to pay; it has to be free for those who need it,” de Blasio was quoted as saying in a WABC article. “The vaccine will be a crucial part of our rebirth and open the economic bridge to our recovery.”

The city plans to conduct its own vaccine-effectiveness studies and follow up with a sample of New Yorkers who receive it. New York City Health Commissioner Dr. David Chokshi said Phase 2 of the plan includes the following:

  • Tracking the science of the vaccine
  • Enrolling and educating doctors and clinicians
  • Adapting databases
  • Detailed plans for physical distribution and storage

It’s important to note that the release date for a vaccine is unknown, and the public should not expect one until “at least a few months into 2021.” The mayor predicted that many Americans will resist taking the first vaccine made available – but added that New Yorkers will likely be more willing to take it than the average citizen.

I urge industry leaders to fight for drivers who want to be included in Phase 1 of the city’s vaccine plan. They have earned that right!

Los conductores de taxis y vehículos de alquiler merecen un acceso temprano a la vacuna cuando esté disponible en la ciudad de Nueva York

El 21 de octubre, el alcalde Bill de Blasio anunció la estrategia de la ciudad de Nueva York para implementar un plan de distribución de la vacuna en dos fases, y los conductores regulados por la Comisión de Taxis y Limusinas de la Ciudad de Nueva York (New York City Taxi & Limousine Commission, TLC) de la ciudad deben estar entre los primeros en tener acceso a ella. No solo se los consideró trabajadores “esenciales” durante las etapas iniciales de la pandemia – cuando regía el confinamiento– sino que también han seguido transportando trabajadores de atención al público, corriendo un gran riesgo personal.

Según el alcalde de Blasio, la vacuna deberá antes ser aprobada por los científicos y el gobierno del estado. Durante la primera fase de distribución, lo más probable es que haya un suministro limitado de vacunas, motivo por el cual se priorizará a los trabajadores esenciales y de atención al público, al personal de atención médica, y a los grupos en riesgo. Sin lugar a dudas, a los conductores de la TLC se les debe brindar acceso durante esta fase.

A fin de prepararse para la introducción de la vacuna, la ciudad está inscribiendo a proveedores en el Registro de Vacunación de la Ciudad del Departamento de Salud e Higiene Mental. Un artículo de Crain’s New York Business indica que hasta el momento, se han presentado al registro más de 2,500 proveedores.

La segunda fase ampliará esfuerzos para vacunar al público en general. La vacuna se distribuirá a través de hospitales públicos y privados, clínicas de atención médica, centros comunitarios, escuelas, lugares de pruebas, farmacias y centros de atención de urgencia.

“Tenemos que poner la vacuna a disposición de la población, independientemente de sus posibilidades de pagar; debe ser gratuita para quienes la necesiten”, manifestó el alcalde de Blasio en un artículo de WABC. “La vacuna será una parte crucial de nuestro resurgimiento y tenderá un puente económico hacia nuestra recuperación”.

La ciudad tiene previsto realizar sus propios estudios y seguimiento de efectividad de la vacuna con una muestra de neoyorquinos que la reciban. El delegado del Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York, Dr. David Chokshi, informó que la Fase 2 del plan incluye lo siguiente:

  • Hacer un seguimiento de los fundamentos científicos de la vacuna
  • Inscribir y educar a los licenciados en medicina y a los médicos
  • Adaptar las bases de datos
  • Elaborar planes detallados de distribución física y almacenamiento

Cabe señalar que se desconoce la fecha de lanzamiento de la vacuna, y la población no debe esperar que se este produzca “hasta transcurridos al menos unos meses de 2021”. El alcalde predijo que muchos estadounidenses se resistirán a que se les aplique la primera vacuna que esté disponible, pero agregó que los neoyorquinos probablemente estarán más dispuestos que el ciudadano promedio.

Insto a los líderes de la industria a luchar en favor de los conductores que deseen ser incluidos en la Fase 1 del plan de vacunación de la ciudad. ¡Se han ganado ese derecho!